Historia

Talentoso nace en el año 2012 en las dependencias del Colegio Santo Domingo, como una necesidad de alejar a la juventud de los vicios y malas prácticas mediante el fomento de los talentos.

Andrés Ginestar, quien entonces era estudiante de ese colegio, impulsó junto a Andrés Restovic y a un grupo de amigos esta iniciativa, con el claro propósito de ocupar los tiempos libres en una actividad entretenida y además constructiva, en torno a un festival sin precedentes que reuniría a los colegios del sector, arriba de un gran escenario.

Personajes mediáticos tales como Ricarte Soto (q.e.p.d), Ítalo Passalacqua (q.e.p.d), Karol Lucero, Viviana Nunes, Javiera Acevedo, Juan José Gurruchaga, Álvaro Rudolphy, Fernando Larraín, Rodrigo Bastidas, Francisca Imboden, Luis Pedraza, Jorge Alís, Stefan Kramer, Rodrigo Villegas se fueron sumando a esta iniciativa de manera visionaria y desinteresada. Damos un aplauso silencioso por los que ya no están. (Q.E.P.D.)

El año 2016, tras cuatro años de exitosa trayectoria, contando con la sostenida participación y entusiasmo de los alumnos de distintos colegios y de sus familias, se incorpora al equipo directivo, Juan Pablo Miralles Suárez, con quien decidimos plantearnos un nuevo objetivo: encauzar el camino de Talentoso hacia el terreno solidario. De esta manera, nos convertimos en el primer festival solidario de talentos de Chile.

Ese año, destinamos todas las ganancias recaudadas al Hospital de Niños Luis Calvo Mackenna, donde implementamos una sala con todo el equipamiento necesario para que los niños tuvieran en adelante un lugar lleno de luz y de entretención, que los ayudara a enfrentar con un poco de alegría la obscuridad y la desesperanza que atraviesan a diario por causa de los múltiples tratamientos derivados de sus dolencias. Esta sala fue implementada por el equipo de Talentoso con el apoyo del artista visual, Rodrigo Acuña y los maestros auxiliares José Roa, Juan Soto y Manuel Vasquez, y recibió el nombre de Sala Talentoso. Para todo el equipo, aquel año fue el comienzo de un proyecto que ha logrado dilatar nuestra sensibilidad social y nuestro espíritu de servicio.

El año 2017, la institución favorecida fue la Fundación Arte Down, con el propósito de que sus niños identificaran sus capacidades artísticas y así comprobaran que el talento es universal, que no conoce barreras físicas ni psicológicas, y que su desarrollo constituye un trampolín de éxito para el espíritu humano.

El año 2019, el equipo de Talentoso se propone ampliar su horizonte y deja las dependencias del Colegio Santo Domingo que lo vio nacer. Se traslada al Parque Padre Hurtado, cuyo espacio es facilitado gentilmente por los Alcaldes de la comuna de La Reina y de Las Condes, con la confianza de estar apoyando un proyecto que se vislumbra como saludable y constructivo para toda la comunidad. Ese año, Talentoso se constituye como Fundación y se propone extender su objetivo hacia el resto del país, con la convicción de que su misión es contribuir a un país más justo, más inclusivo y más humano.

El año 2020, Talentoso se enfrenta a la pandemia mundial del Covid-19, flagelo que deja a miles de chilenos en situación de precariedad extrema, víctimas del hambre y del frío. Para Talentoso, esta situación constituye una valiosa oportunidad solidaria. Llenos de fuerza y de convicción, tomamos la decisión de hacer uso de la tecnología para diseñar el primer programa de talentos solidario virtual de nuestro país.

Porque no existe virus, ni distanciamiento capaz de impedir que nos tomemos de las manos para superar el sufrimiento y el dolor cuando la tragedia nos impacta de frente.

Con los fondos recaudados se logró alimentar por 3 meses a la población El Parque de Peñalolén, una iniciativa liderada por la dirigente social Jaqueline Poza. Junto con lo anterior, se está construyendo la tercera Sala Talentoso en las dependencias de la fundación Corpaliv, quienes atienden diariamente a decenas de niños y niñas en situación de discapacidad.

Este año 2021 el escenario es distinto: 6 influencers representan a 6 causas sociales de diversas índoles. Cada uno de ellos apadrina a 5 niños y jóvenes talentosos que además de competir, sueñan con contribuir a un mejor país.